Programa la finca

200391849-001

AREA DE FAMILIA

La Familia es integrada al Proceso Terapéutico de Rehabilitación desde la primer entrevista, en donde se informa acerca de las características del tratamiento, pautas, normas etc. y el papel fundamental respecto del acompañamiento familiar en el tratamiento. Es del proceso terapéutico buscar el compromiso de asistencia a Grupos de Padres, de Esposas y Novias, como así también  a la transmisión de pautas para visitas y salidas terapéuticas programadas.

La familia transita el Tratamiento del familiar afectado compartiendo sus avances, padecimientos descubriéndose involucrada y con innumerables signos de preguntas.

El viejo concepto de paciente recuperándose, se amplió a  familia en recuperación, ya que no solo el adicto debe recuperarse, sino que la familia también deben hacerlo como tales. Las ausencias de funciones, la inversión de roles, la fractura en la comunicación, los conflictos de pareja  y los factores socioeconómicos, son algunos de los elementos que distorsionan la evolución del individuo y la organización familiar.

Generalmente los padres atribuyen a las amistades, las causas de la Adicción, perdiendo de esta forma gran parte de las respuestas  frente a una problemática tan compleja. El objetivo del grupo de padres, es lograr en un comienzo un reconocimiento de las distorsiones familiares, un corrimiento necesario para  comenzar la labor de recuperación.

Dispositivos  Familiares:

  • Grupo de Padres
  • Grupo de Esposa/a
  • Grupo de Hijos
  • Grupo de Hermanos
  • Grupo de Amigos
  • Terapias Vinculares

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relatos y Testimonios

TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN EN COMUNIDAD TERAPÉUTICA

Silvia

Siempre decía que por mis errores mi hijo cayó en el mundo de la drogas, me culpaba al 100%100, no podia mas con el rencor a mi misma, gracias a los grupos de familia y ayuda de los profesionales y otros padres en mi misma situación PUEDE aliviar mis pensamientos y verdaderamente ayudar a mi hijo. Intenté todo tipo de recursos, comprobé la indiferencia del Estado y sufrí centros de rehabilitación ineficaces. Cuando todo parecía perdido, cuando no había luz de esperanza, cuando todos me decían “que pronto llegaría el hospital, la cárcel y el cementerio”. Algo nos dijo que íbamos a poder, No tardamos en darnos cuenta que esta gente sabía lo que hacía. Que estábamos frente a profesionales de primera línea. Vengo hoy a agradecer profundamente con mi testimonio. Ellos lograron combinar el compromiso profesional con la calidez familiar. Ellos pudieron con la enfermedad, ellos lograron con Martín lo que yo no pude lograr en sus 22 años de vida. Hace ya 10 meses que mi hijo está tratamiento y recupero su vida, es feliz, ambos  aprendimos que el día a día dependerá de él y de su fuerza de “buena” voluntad, pero tenemos la tranquilidad de que ellos hicieron todo lo posible y no sólo trabajaron hasta llegar al fondo de esta enfermedad, sino que además lo formaron como mejor persona. Me siento orgullosa de Martín e infinitamente agradecida a la institución considerada una de las mejores de Latinoamérica. Quiero que estas líneas sirvan no sólo para festejar la vida de mi hijo, sino que además se conviertan en una luz de esperanza de otras mamás que, como yo, se sienten caer en un abismo, confieso que la contención de los grupos de familia son FUNDAMENTAL,  no solo la persona adicta esta en tratamiento, sino TODO EL GRUPO FAMILIAR, ya que el se reinsertara a la familia con otros pensamientos, sentimientos y proyectos, nosotros como  grupo familiar tenemos que  estar preparados y acompañarlo en este nuevo camino.

————————————————————————————————————————————————-

DEJAR LAS DROGAS

MARTIN

Soy  Martin  un adicto más: En mi opinión personal, mi experiencia hoy es lo más valioso que tengo, o por lo menos, es lo único que me quedo de vivir una vida de pérdidas como la que llevaba mientras estaba en consumo activo. Siempre pensaba, mientras consumía, que no existía otro tipo de vida diferente. Recuerdo cuando me preguntaban que quería ser yo de grande, esa pregunta siempre me paralizo siempre porque las drogas, eran para mí, la prioridad antes que cualquier cosa; antes que mi familia que mi hijo, mis amigos y con el tiempo me di cuenta que antepuse la sustancia a mi propia  vida, pensaba que me iba a morir consumiendo.  Ya desesperado, pensando  que todo lo que podía llegar a hacer no iba a servir, aterrice en  esta institución asustado de recibir un abrazo, desconfiando y juzgando empezó mi recuperación, todavía resentido porque tratamientos diferentes no me habían funcionado.
En primera instancia, lo que me funciono fue ver a otros compañeros que parecían comprometidos conmigo aunque todavía dudaba, lo que me pasaba era que simplemente no podía entender que esas personas me querían ayudar. Hasta que yo no confié en ellos no pude obtener esos logros que veía que los demás tenían y me costó mucho tomar consciencia de todos los quilombos que yo había dejado en mi historia, pero gracias a este compromiso de mis compañeros y de los directivos, por lo menos comencé a entender que si había algo por lo que no termine ahí fue por CASUALIDAD. Igualmente seguí con todos mis berretines, lleno de obstáculos que yo mismo, o mejor dicho yo con mi enfermedad, me fui poniendo dificultando mi recuperación, dificultándome crecer. Después de mucho tiempo, cuando mire para atrás en mi vida me di cuenta que había superado un montón de los obstáculos, y que no tuve que irme a consumir para superarlos como lo hacía en mi época de consumo activo.
Me costó mucho poder hacerme responsable con mi hijo de dos añitos, independizarme de mi familia y hacerme cargo de mi enfermedad, que no tiene cura, me ayudo mucho a tomar con responsabilidad otras cosas. Hoy gracias a lugares como este, a la recuperación, puedo entender que lo que viví es lo más valioso que tengo y me lo dio la recuperación. Es saber que tengo la elección de no volver a vivir una vida como el infierno que era, sereno con migo porque sé que tengo, de un día a la vez, toda una vida para ayudar a adictos como yo.

———————————————————————————————————-

COMUNIDAD TERAPÉUTICA A PUERTAS CERRADAS

Claudia:

Mi nombre es Claudia, tengo 52 años y soy madre de cuatro hijos; y a lo largo de varios años he sufrido mucho por la vida que estaba llevando mi hijo menor, Luis.
Todo esto empezó cuando él tenía 14 años de edad, cambió de amistades, llegaba a casa más tarde de lo acostumbrado, rara vez venía a comer, no tenía casi comunicación con nosotros y su aspecto siempre era desalineado, con colores fuertes, algo desagradable.
Cuando yo le decía algo (lo que fuese), respondía con evasivas y de manera hostil, me evitaba constantemente. Yo ya no tenía dudas; para mí era una certeza de que él se drogaba.
A la vez tengo una amiga de toda la vida que tiene 2 hijos de la misma edad de Luis, y uno de ellos con la misma problemática, me comentó que las conductas de su hijo eran las mismas cuando comenzó a drogarse, ella pidió ayuda, investigó sobre tratamientos de rehabilitación para las adicciones, probó varias cosas, lo mandó  a una comunidad terapéutica de rehabilitación para adictos, de ahí se escapó, luego tuvo que acceder a  internacion judicial dado que su hijo seguía cada vez peor. Fue internado en un centro de rehabilitación para adictos a través de una internacion judicial.
Obviamente me imaginé que Luis no iba a querer saber nada de todo eso de los tratamientos de rehabilitación para adictos y menos aún de llegar al extremo de una emergencia para drogodependiente Me informé bien de lo que era un tratamiento internada en una comunidad terapéutica. Lo ubiqué en varias clínicas de internación para adictos, y siempre terminaba yéndose, no me quedó más remedio que someterlo a una comunidad terapéutica a puertas cerradas, sino Luis se moría, tuve que hacerlo, aunque me doliese y se enojase conmigo. Hoy hace 4 meses que se encuentra en un tratamiento de rehabilitación para adictos, cuando voy a visitarlo tiene un trato más amable conmigo y con sus tres hermanos, siento que de a poco está volviendo a ser el Luis de siempre.Igualmente no sería lo más conveniente sacarlo de inmediato, en el caso de los adictos nunca se sabe, te venden lo que querés comprar, o como dicen en su jerga “la caretean” muy bien, demasiado.Yo no quiero volver a pasar por lo que pasé, busco lo mejor para él, que logre recapacitar y darse cuenta de lo que es realmente bueno para él y para su entorno. Busqué este espacio para dar a conocer mi testimonio; porque sé que hay miles de familias desesperadas y que tal vez no les queda otra alternativa como a mí, de llegar a una internación para drogadependientes, hasta hay tratamientos de rehabilitación para alcohólicosy clínicas de internación para alcohólicos, que comúnmente las personas que se exceden en drogas también lo hacen con el alcohol.Hoy sólo espero la recuperación definitiva de mi hijo Luis, pero estoy tranquila de que se encuentra en un lugar seguro y confortable.

——————————————————

TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN PARA ALCOHÓLICOS

Mauricio.

Hoy hace exactamente 4 meses que me encuentro internado en un tratamiento de rehabilitación en comunidad terapéutica. Mi nombre es Mauricio, entré a tal lugar por cuestiones judiciales en una emergencia en drogadependencia. Hace alrededor de cinco años que me frecuento mucho con un grupo de gente que para mí son estupendos, aunque hoy ya no se sabe quien te puede pisar la cabeza y quien no. También tengo amigos que por desgracia han muerto por HIV; otros que como yo accedieron a un tratamiento de rehabilitación en un instituto especializado en adicciones. Hace poco a mi primo Mario luego de varias sobredosis le hicieron un traslado de adictos para internación y no era la primera situación fulera que ha tenido; después de varias causas por robo, de emergencia para drogadictos y hasta emergencia para alcohólicos. Siento mucho cariño por él y a la vez una gran pena y es por eso mismo que me pregunto: qué es lo que pensarán de mí cuando me ven en estados lamentables y yo ni me rescato? Mario me cataloga de “gil” por someterme a un tratamiento de rehabilitación para drogadictos. Él lo hizo de mala gana y para mí de esa manera no hay nada que realmente te sirva.Yo no soy quien para aconsejar a nadie, ni que lo hagan conmigo, pero tomo las opiniones o críticas constructivas que se me puedan hacer. Pero en breve lo que quiero dar a entender tanto a jóvenes desorientados o gente madura que no teman en emprender un tratamiento para rehabilitación de adictos si sienten verdaderamente la necesidad de un cambio para bien, nadie está del todo perdido, déjense ayudar, al menos yo solo no pude y recurrí a un tratamiento de rehabilitación para drogodependientes No siento ningún tipo de absistencia, pero espero con paciencia el alta, aunque a veces siento algo de temor con respecto a tener alguna “recaída”, y no quiero emergencia para drogadictos, ni volver a pasarla mal, sé que nada de esto resulta fácil, hay que ponerle mucha garra y no bajar la guardia. En mi caso fue voluntaria la internación, pero no ignoro que hay muchos que se resisten primero a asumir su problema y segundo a permanecer en una clínica de internación para adictos, Pero acá me hice de un grupo de gente muy cálido y contenedor, por eso consulten en lo más profundo de ustedes mismos si están realmente como quisieran estar. A mí me va bien ¿Quién me ha visto y quien me ve? En el buen sentido, además tengo cada vez más claros mis objetivos. Todo se puede si realmente se quiere.

———————————————————————————————-

INTERNACIÓN EN COMUNIDAD TERAPEUTICA CERRADA

No puedo más

No le deseo a nadie esta situación, ya que es desagradable y angustiante ver como primera imagen al abrir los ojos que la gente que te quiere se encuentre  alrededor de la cama de un hospital. Esa situación me sucedió hace unos años atrás, me encontraba  lleno de tubos, en una cama de una habitación horriblemente fría en un hospital, había tenido mi segunda sobredosis de cocaína. Al levantar la cabeza lo primero que ví  fue la cara de desesperación de mi madre, era la imagen mas desgarradora de mi vida, ahí realmente tomé conciencia de la magnitud del asunto y decidí que no quería esto para mi vida ni para los que me rodean. Yo mismo decidí que me hagan un traslado de adictos para internación a través de una ambulancia que fue la que tuvo que intervenir en la emergencia para drogadependientes para de ahí llevarme a una comunidad terapéutica en la que haría un tratamiento de rehabilitación para drogadependientes y trataría mi problema de alcoholismo en la misma con un tratamiento de rehabilitación para alcohólicos, ya que mi cuerpo me lo pedía a gritos, lloraba por dentro.Hoy me encuentro como coordinador de un grupo en un centro ambulatorio de rehabilitación en adicciones.Le agradezco a Dios el haberme hecho reaccionar a tiempo, el haberme dado otra oportunidad, porque realmente la aproveché, y la usé para fortalecerme por dentro del tratamiento internado en la comunidad terapéutica, pero por sobre todas las cosas aferrándome minuto a minuto y paso a paso a la fé; a la esperanza de que realmente iba a cambiar.

——————————————————

EMERGENCIA PARA DROGADEPENDIENTES

Graciela, mi vida

Mi nombre es Rodrigo, soy de Catamarca y quiero dar a conocer mi testimonio, aunque este sea muy triste; yo creo que a muchos’ o al menos a alguno les va a “tocar” algo de su interior, o va a dejar un mensaje positivo. Mi familia está constituída por mis padres, dos hermanos y una hermana, ésta última fallecida hace 3 años. La he llorado mucho, y pese a que se había desviado demasiado de lo que le convenía, nosotros preferimos recordarla bien, en su estado de plenitud. Graciela murió a causa de HIV, dado que se inyectaba cocaína,su enfermedad arrasó con ella, fue fulminante, en sólo 2 años se la llevó. Será porque se enteró que era HIV positiva en casi las últimas etapas de este virus mortal.

Yo también tuve mis grandes problemas de adicciones, drogas y alcohol (aunque nunca llegué a inyectarme.) con la diferencia de que fui más afortunado que Graciela, porque yo me dí cuenta de que por mí sólo no podía dejar definitivamente mis vicios, así que recurrí a una comunidad terapéutica de rehabilitación para adictos, para ahí hacer un intenso tratamiento ambulatorio para las adicciones, por fortuna no he tenido de más deseos de drogarme, ni de alcoholizarme. Pero  hoy me pregunto porqué Graciela nunca quiso dejarse ayudar, nunca accedió a ninguna internación para drogadependientes  por decisión propia, porque mis padres probaron con emergencias para drogadictos,  clínicas de rehabilitación para adictos, traslados de drogadictos, clínicas de rehabilitación para adictos, traslados de drogadictos para internarlos, grupos, psicólogos, pero nada dio resultado, dado a que ella no tomó conciencia de las cosas.
Me gustaría mucho tenerla hoy acá, cerca de mí y que vea mi mejoría, que ella haya seguido mi ejemplo de querer rehabilitarme. Pudieron más sus adiccionesy más aún su enfermedad que se la llevó para siempre. Es por  eso que no quiero que Ustedes si tienen algún problema de adicciones con la que no pueden solos, terminen  de la manera en la que terminó mi hermana Graciela. Yo puedo decirles que se puede, porque me sirvió el acudir a un tratamiento de rehabilitación en instituciones especializadas en adicciones.

——————————————————

INTERNACIÓN PARA DROGADEPENDIENTES

Amor incondicional, amor de Familia

Mi nombre es Silvia, tengo 2 hijos estoy casada desde hace 15 años. Mi marido se llama  Ricardo y los primeros 10 años no puedo negar que fueron maravillosos, hasta que llegó un momento en el que empezó a beber con más frecuencia, eso le ocasionaba problemas en el trabajo y lo deprimía, estaba irritable y agresivo, nos insultaba, rompía cosas, llegó a golpearme reiteradas veces a mí y a mis hijos; soportamos todo esto durante cinco años, vivíamos tensos, no soportábamos más la convivencia con él. Yo le insistía en que concurriera a algún tratamiento de rehabilitación para las adicciones en un centro ambulatorio. Nunca me hizo caso, él no aceptaba que tenía una enfermedad; todo empeoraba cada vez más, y los días se me tornaban imposibles, interminables. Averigüé sobre tratamientos de rehabilitación para alcohólicos, de que había centros de rehabilitación para adictos, clínicas de internación para adictos, clínicas de internación para alcohólicos. Ya no podía más con todo, desesperanzada opté por una emergencia domiciliaria terapéutica de rehabilitación para adictos en una institución especializada en adicciones. Ricardo está ahí dentro hace ya 6 meses, vamos a visitarlo una vez por semana, se lo nota bien, dispuesto a cambiar. Dice estar apenado y realmente arrepentido por los actos que ha tenido para con nosotros, vamos a ayudarlo y a esperarlo el tiempo que sea necesario porque lo queremos y deseamos verlo bien.

——————————————————

TRATAMIENTO PARA LAS ADICCIONES

TRATAMIENTO DE REHABILITACIÓN PARA ADICTOS

Raúl.

A mi la vida no me ha resultado fácil, me llamo Vanesa, tengo 30 años, mis padres fallecieron cuando yo sólo tenía diez años, dejándonos completamente solos a mí y a Raúl mi hermano, nos criamos con una tía en Villa Soldati, hasta que yo tuve 18 años y pude empezar a trabajar para costearme mis estudios e independizarme, asi que me mudé a un departamento en la Capital llevándome a Raúl conmigo. Nunca tuve hijos, pero prácticamente crié a mi hermano y lo siento un poco de esa manera. Hoy Raúl está en un tratamiento de rehabilitación para drogadictos en una comunidad terapéutica. Yo decía internarlo, me dolía mucho ver como se destruía la vida, lo sentía cada vez más lejos de mí. De  primer momento accedió a hacer un tratamiento en adicciones en un centro ambulatorio con tal de no estar internado en una clínica de rehabilitación para drogadictos, pero no notaba ningún tipo de cambio, y hasta la convivencia era casi inexistente, dado a que casi nunca estaba en casa. Se enojó mucho conmigo cuando (no teniendo más alternativa) opté por una emergencia para drogadependientes para que se ponga las pilas con un tratamiento en adicciones. Estando internado en una institución especializada en adicciones. Después, pasado el tiempo recapacitó, se dió cuenta de que hasta el momento había hecho las cosas mal.Hoy Raúl está haciendo el tratamiento ambulatorio en un centro de adicciones, con gente especializada, brindan charlas, terapias personalizadas con psicólogos y demás. Le dieron el alta hace 4 meses, después de estar un año en la comunidad, hoy nuestra relación es perfecta como antes.

——————————————————

CLÍNICA PARA LAS ADICCIONES

Cambios

Recuerdo que una tarde de un jueves ya se empezaron a repartir los folletos sobre el tema que tratarían al día siguiente en la conferencia. Observé que Lorena leyó desinteresadamente el panfleto en el que se leían frases como: “tratamientos de rehabilitación en adicciones”, “tratamientos de rehabilitación para alcohólicos”, “clínicas de internación para adictos”, “internaciones para drogadependientes”, lo estrujó entre las manos y lo lanzó al suelo de su celda, aproximadamente dos horas después mandó a llamarme para que dialoguemos, me comentó que estando aburrida volvió a agarrar el folleto, pero que nunca antes había intentado hacer tales tratamientos, más allá de que a lo largo de su vida había tenido serios problemas con el alcohol y con las drogas (y los seguía teniendo); por algo relacionado al tema es que se encontraba allí. Yo le dije que existían muchas comunidades terapéuticas para las adicciones, traslados de drogadictos para internarlos en instituciones especializadas en adicciones; ahí noté un cierto interés de parte de ella. Me confesó que no quería seguir más con la vida que llevaba antes de caer presa; y obviamente quería salir de la cárcel lo antes posible y comenzar una nueva vida, sin sus antiguos hábitos. La orienté bien de todo sobre las internaciones  para drogadependientes, de que luego del alta, la mayoría seguía su tratamiento de rehabilitación  para las adicciones en un centro ambulatorio, que concurrían 3 veces semanales y que eso los seguía fortaleciendo mucho para no tener recaídas. Hoy ya hace cinco años de aquella charla, de vez en cuando la veo a Lorena dado que vivimos en el mismo barrio. Está totalmente recuperada, sigue el tratamiento ambulatorio, trabaja como secretaria y hasta  ha conformado una hermosa familia. Atrás quedaron los días oscuros, encerrados y desinteresados en la celda de Ezeiza.


——————————————————

INSTITUTO ESPECIALIZADO EN ADICCIONES

Medios de comunicación

A través de este mismo medio (Internet) fue que hace 2 años atrás, desesperanzada, dí con la solución al problema de mi hijo Gabriel; entré a una página que daba detalles muy específicos para lo relacionado con las adicciones. Había una sección que daba información sobre los tratamientos de rehabilitación para drogadictos, tratamiento de  rehabilitación para alcohólicos, tratamientos internados en comunidades terapéuticas, emergencias domiciliarias para adictos, etc. Hasta una sección como ésta, con testimonios verídicos. Yo estaba desahuciada porque mi hijo no lograba despegarse nunca ni de las drogas, ni del alcohol, ni de sus “malas compañías”

Lo convencí una vez de que vaya a un centro ambulatorio a tratar su problemática, pero sólo lo hizo para complacerme y para que (de seguro) deje de hastiarlo con el tema de que haga algo por él mismo; sólo duró un mes más o menos, yo lo veía cada vez más demacrado, más distante…Sentía una gran angustia. Ya decidida (con lo que había averiguado en Internet), me acerqué donde me dijeron que en el caso de Gabriel  lo más recomendable era una internación para drogadependientes en una clínica de rehabilitación para adictos, lo peor es que tuve que hacer todo mediante el juzgado familiar porque mi hijo ya era mayor y no quería saber nada en absoluto con ningún tipo de tratamiento. Hoy se encuentra hace 5 meses en una clínica de internación, se lo ve mejor y ha cambiado de parecer, está lúcido, sobrio, su aspecto ha mejorado notablemente. Tal vez ustedes como yo también tengan que recurrir a tratamientos similares por ustedes mismos o por algún familiar; no pierdan tiempo. A mí me resultaron de gran ayuda estas páginas web, son muy detalladas, contienen mucha información sobre el tema

——————————————————


CLÍNICAS DE INTERNACIÓN PARA ALCOHÓLICOS

Felipe

A mi el tema me toca muy de cercaPero quiero contar un caso en particular, el de una interna a la que le dimos el alta hace 2 meses, su nombre era María; tenía serios problemas con las drogas, la bebida y la delincuencia. Estuvo 1 año y medio en un tratamiento de rehabilitación para drogadictos y a su vez en un tratamiento de rehabilitación para alcohólicos, llegó a través de un traslado de adictos para internarlos, había tenido dos intentos de suicidio y no tenía ningún indicio de cambiar su vida, sus hábitos. Su familia insistía en que lo más conveniente para María era una comunidad terapéutica a puertas cerradas. Para peor se encontraba embarazada de 5 meses, tuvo su hijo dentro de la comunidad (obviamente la trasladaron a un hospital); pero la crianza de Felipe, su primogénito fue en nuestra comunidad. El cambio de ella fué totalmente drástico, puso mucho en su tratamiento para las adicciones. Yo creo que lo que realmente le dio “ese empuje”; esa cuota de vida, fue su hijo, que fue su gran salvador. María sigue hoy asistiendo a terapias grupales e individuales con psicólogos en centros ambulatorios especializados en adicciones.

——————————————————

COMUNIDADES TERAPÉUTICAS DE REHABILITACIÓN PARA ADICTOS

La solución a la vuelta de la esquina

En una mañana fría de agosto del año pasado, yo me tomé el tren a Villa Ballester como todas las religiosas mañanas. Observé como el guarda del tren echaba de un vagón a otro a dos muchachos que repartían un periódico a voluntad de los pasajeros, en una de esas arrebató de las manos de uno de los muchachos un ejemplar, al ojear el periódico se le transformó la cara, su expresión… Parecía haberle interesado algo de lo que contenía éste. Llegué a leer que daba información sobre clínicas de internación para adictos, traslado de adictos para internarlos, comunidades terapéuticas de rehabilitación para adictos, emergencias en adicciones. Resultó ser que el hermano del guarda del tren tenía problemas con drogas y alcohol desde hacía 10 largos años, y era el padecimiento de su familia. El guarda después guardó la hoja del periódico en la que se encontraban las direcciones de dichos centros de rehabilitación para adictos, dado que ahí su hermano trataría ambas problemáticas, haría un tratamiento de rehabilitación para drogadependientesy otro tratamiento de rehabilitación para alcohólicos. Un mes después el guarda llegó a un acuerdo con su familia de que la mejor opción era someter a su hermano a una internación para adictos en un instituto especializado en adicciones, para que de ahí, una vez rehabilitado emprendiera un tratamiento en un centro ambulatorio de adicciones.

——————————————————

CLÍNICAS DE REHABILITACIÓN ESPECIALIZADAS EN ADICCIONES

AM

Eran pasadas las 12:00 A.M. encendió la radio para escuchar en radio 10 el programa de Baby Etchecopar “El angel del mediodía” como lo hacía todos los días a la hora señalada. Llegó el momento en el que los oyentes salían al aire a hablar del tema que trataban en el día, justamente se hablaba sobre la juventud marginal, los que tienen problemas con la bebida y/o con el alcohol. Martha sufría mucho porque su hijo Santiago tenía problemas de adicción  desde hacía unos 6 largos años. Cuando llegó el momento de darle lugar al oyente, ella agudizó su oído, resultó que el que hablaba no era ni adicto ni familiar. Él era un especialista en adicciones que trabajaba como coordinador en una comunidad terapéutica de rehabilitación para adictos, brindaba tratamientos de rehabilitación para drogadependientes y tratamientos de rehabilitación para alcohólicos en un centro ambulatorio especializado en adicciones. Daba testimonios de pacientes ya recuperados, hablaba sobre lo que eran las emergencias domiciliarias para adictos, de los traslados de adictos para internarlos y demás. A la vez daba direcciones de estos centros de adicciones para así obtener información y también direcciones de páginas web, teléfonos, etc… Martha quedó realmente interesada en todo esto y se decidió a que una vez terminado el almuerzo tomaría el tren y se dirigiría a uno de estos centros (del cual ya había tomado nota de la dirección). Ésta era tal vez la última oportunidad de Santiago para hacer un verdadero cambio en su vida. Martha optó por una internación para drogadependientes en una clínica de rehabilitación para adictos. Santiago ya enterado del tema, no opuso resistencia, dado que empezaba a tomar conciencia de su enfermedad. Hoy hace 4 meses y ½ que se halla en la comunidad terapéutica y recibe la visita de los suyos una vez por semana. Se ha hecho de un lindo grupo de amigos ahí dentro.

——————————————————

TRATAMIENTO DE REHABILITACION PARA DROGADEPENDIENTES

Recuerdo aquel frío invierno .Aquellos tres crudos meses en los cuales yo salía tapada hasta el cuello para ir a trabajar. Soy la directora del colegio El Jagüel ubicado en la ciudad del Pilar. Siempre tuve un buen trato con los alumnos del colegio, pero como cualquier director, yo tenía a mi preferido, Franco, que en esta historia que voy a contar, él es el protagonista.  Franco era el hijo de Laura, mi mejor amiga. Era un chico buenísimo, no faltaba nunca al colegio, y cumplía con todas las tareas diarias.  El día 21 de julio, lo recuerdo como si hubiese sido ayer, eran siete y media y Franco no se había acercado a dirección a saludarme, era raro. Mandé a averiguar si había venido al colegio pero resultó que no.  Llamé a Laura preguntando si estaba enfermo. Ella me contestó que no, y que él había salido de su casa hacía una hora  Me tranquilicé, y supuse que estaría con algún amigo por ahí.  Diez minutos antes de la salida, Franco apareció, pero no apareció solo, sino con un patrullero de la zona. Me comentaron que estaba totalmente drogado, y que andaba con una bandita de chicos pesados.  Me puse muy nerviosa. Luego de todo esto, discutí con los profesores qué podíamos hacer con este tema, y decidimos contratar a “Por una vida mejor”, una asociación que trata la drogadicción.
Decidimos que tendríamos que contratarlos tres veces por semana, para darles charlas a los chicos.  La primera que tuvieron fue muy interesante. Hablaron sobre los tratamientos de rehabilitación para drogadependientes, sobre cómo actuaban ante las emergencias en adicciones, las clínicas de rehabilitación especializadas en adicciones. Las otras charlas fueron muy exitosas también. Creo que a los chicos le sirvieron mucho, y pueden estar prevenidos ante cualquier cosa; en este mundo ya no se sabe en qué te pueden meter.

——————————————————

CLÍNICA PARA REHABILITACIÓN PARA ALCOHÓLICOS

Marcelo cumplía ya quince años en pareja con Carla, una mujer alcohólica. El, ya cansado de convivir con ella, decidió internarla en una clínica de rehabilitación para alcohólicos, así que comenzó su búsqueda en Internet. Encontró muchas comunidades terapéuticas de rehabilitación para adictos, hasta que encontró la indicada, que le brindaba traslados de adictos para internación, que era un gran problema para él, ya que Carla, era una persona conflictiva, y el sabía que no podría solo con el traslado, así que sin dudarlo, llamó al teléfono que ofrecía este sitio. Lo citaron a una entrevista la semana siguiente, en la cual le explicaron como actuaban ellos ante las emergencias para alcohólicos. Marcelo quedó muy satisfecho, y decidió hacer el traslado lo más rápido posible. Llenó unos papeles, y dejó en mano de aquella Institución especializada en adicciones, la vida de su pareja Carla. Hoy después de un año de tratamiento, Carla formó una familia, y nunca más volvió a recaer en el alcohol.

————————————————————————-

COMUNIDAD TERAPÉUTICA A PUERTAS CERRADAS

Juana estaba desesperada. Su hijo había escapada de la clínica de internación para adictos en la cual cumplía apenas una semana de internación. Su hijo ya había estado en varios tratamientos de rehabilitación para drogadependientes, pero en ninguno había durado mucho. Su madre ya no sabía que hacer con él, no podía vivir tranquila sabiendo que su hijo podría llegar a su casa totalmente dado vuelta y cometer locuras como en ya varias ocasiones. Hasta que un día, después de recorrer y visitar varios centros de rehabilitación para adictos, consiguió uno que le haría un traslado hacia el centro, y le daba seguridad de que su hijo iba a permanecer internado, ya que este lugar era una comunidad terapéutica a puertas cerradas. Es el día de hoy que Juana vive tranquila sabiendo que su hijo pudo encontrarle el buen camino a la vida.

——————————————————

TRATAMIENTOS DE REHABILITACIÓN PARA DROGADEPENDIENTES

Recuerdo que en el invierno pasado (esos de ocio total), decidí tomarme el micro local que me deja en la rotonda de entrada de Villa Gesell; para de ahí hacer dedo e ir a Pinamar, lugar en el que se encuentran la mayoría de mis amigos. Deambulé de calle en calle, de rambla en rambla, sin cruzarme absolutamente a nadie que conozca. En una de esas cosas, me crucé con un pibe de aproximadamente mi edad, se acercó muy cordialmente a pedirme fuego. Justo en ese momento no tenía, palabra va, palabra viene, nos dignamos a caminar por Bunge hasta el centro para conseguir fuego, en el trayecto, el tipo (llamado Gastón), se colgó unos segundos observando un cartel de unos colores muy llamativos, él insistía en que el lema de dicho cartel era tratamientos de rehabilitación para drogadependientes, y yo le decía que lo que realmente leía en el cartel era “recital a beneficio en el polideportivo municipal de la banda de los malones”. Para todo esto ni siquiera habíamos conseguido fuego, decidimos seguir, me comió la cabeza con que él hacía dos años atrás había estado en tratamientos de rehabilitación para alcohólicos y en tratamientos de rehabilitación para drogadictos, pero que no le sirvieron de mucho; seguía con la idea de someterse nuevamente a otro tratamiento de rehabilitación en comunidad terapéutica, porque verdaderamente quería un cambio y por sí solo no creía lograrlo, menos aún en la calle. Luego me nombró algo así como emergencias en adicciones, emergencias para drogadictos. A mí la charla me resultaba de lo más monótona y no me interesaba para nada, yo hablaba de cualquier trivialidad con la intención de desviar ese diálogo. Se vé que era bastante entendido en el tema, la seguidilla de la conversación fue que existían traslados de adictos para internación, traslado de drogadictos para internarlos y que de hecho a su padre hacía 2 años lo habían sometido a uno de esos traslados. Al final la charla terminó por interesarme. Terminamos en una cabaña que él tenía en Cariló en la calle Cerezo, ahí le dije que me gustaría intentar algún tratamiento de rehabilitación en adicciones, igualmente mi mayor problema era el alcohol y le pregunté cómo era en el caso de las emergencias para alcohólicos, con probar no pierdo nada pensé…Tal vez hasta logro zafar de una vez. En sí nos dimos cuenta los dos de que ya habíamos tocado fondo más de una vez y decidimos recurrir a un tratamiento de rehabilitación para adictos en un centro de rehabilitación en adicciones. En algún que otro momento llegué a pensar que tal vez necesitaba algún tipo de emergencia en drogadependiente, pero no le daba importancia y luego aparecía ese fantasma siniestro y tan seductor. Ahora veremos qué nos espera en el tratamiento, tenemos todas las ganas de recuperarnos; realmente. Logré un gran vínculo con aquel chico que aquella tarde me pidió fuego en la rambla, llevamos más de un año sin consumir ningún tipo de sustancias. Todo está en cada uno de nosotros.

——————————————————

INTERNACIONES PARA DROGADEPENDIENTES

Hola, mi nombre es Santiago; quiero dar a conocer mi testimonio a través de este espacio; tengo 32 años, de los cuales hace 4 he vuelto a renacer. Purifiqué tanto mi cuerpo como mi mente. Todo empezó así…. Hace 5 años, caminando por el centro de mi barrio sin saber que hacer; sin rumbo alguno, ví un tumulto de gente mediana edad reunidos en la entrada “de la casa de arte y cultura” (donde suelen exponerse, libros, charlas, obras teatrales y demás…) Embole total! Dubité, pero accedí a entrar a ver de que se trataba esta “conferencia” que brindaba un expositor sobre drogas, que hablaba sobre las internaciones para drogadependientes, clínicas de rehabilitación para adictos. Yo me dediqué a sentarme en la última fila, no llegaba a escuchar del todo bien, encima el sonido era pésimo y yo que venía con un bajón terrible; ni hablar del ping-pong que tenía en la cabeza. No había otra que hacer, porque para peor no tenía un cobre, creo que mi única opción era quedarme donde estaba. A media hora mas o menos de transcurrida la charla, sube un señor al estrado con la apariencia del típico “muñeco de torta”; y para rematarla pelo engominado estilo “lengüetazo de vaca” y…traje verde musgo de plush. No aguanté más y largué interminable y estruendosa carcajada, la gente se volteó como para matarme a golpes para que no genere distracción en cuanto a lo que hablaba el tipo. Yo en ese entonces tenía dos primas internadas en una comunidad terapéutica de rehabilitación  para adictos; una se escapó y luego tuvo una emergencia domiciliaria para drogadependientes, no quería saber ni medio del tema de este tipo de cosas: de tratamientos de rehabilitación en adicciones y de estar en tratamiento internada en comunidad terapéutica o en centro de rehabilitación para adictos.
A su vez mi tía (madre de ambas), fallecida de hepatitis, tras su gran problema con el alcohol y fármacos, había transcurrido un año entero en una clínica de rehabilitación para alcohólicos, se escapó y a los 2 minutos de estar fuera del lugar volvió a sus andadas; hicieron los mil y un intentos para que de una vez largara la botella, pero ninguno surtía efecto; ya que ella era una borracha empedernida y solía decir que “iba a morir en su ley”. En total hizo 5 tratamientos de rehabilitación para alcohólicos, otros cuantos tratamientos de rehabilitación para adictos. (Dado a que no paraba de ingerir fármacos); una pérdida total! Que dejó 2 pibas a la deriva que eran carne de diván o iban derechito al tacho las pobres, triste destino, 2 opciones más que lamentables; muy penosas. Pero voy a hablarles más específicamente de mí, de lo que generó escuchar a estos tipos de apariencia graciosa pero con una gran experiencia en el tema, me hicieron dar cuenta de que yo no tenía que seguir llevando conmigo ese karma, ni llegar al punto de una emergencia para drogadictos, pero que si podía empezar algún tratamiento de rehabilitación para adictos. Terminada la conferencia, me acerqué a ellos; les pedí que me orientaran, lo hicieron a través de folletería de clínicas de rehabilitación para drogadictos, con direcciones de páginas web y hasta direcciones en donde orientadores daban asistencia psicológica y charlas en centros ambulatorios y hospitales de día en varios puntos del país, casualmente en mi barrio había un centro bastante cercano a mi casa. Me interné 2 años enteros, luego un año lo dediqué a coordinar grupos en la misma comunidad terapéutica en la que yo estuve internado, haciéndoles ver que no es ninguna vergüenza el acercarse, pedir ayuda, o someterse a un tratamiento de rehabilitación para drogadependientes. Por suerte no llegué a precisar algo como una emergencia domiciliaria para drogadictos (no se como hubiera reaccionado ante tal cosa). Pero esa tarde; la de hace exactamente 5 años atrás usé para bien mi tiempo de ocio, acercándome a esa muchedumbre y sólo escuchando; siendo uno más de tantos. Hoy soy un tipo feliz sin ningún aditivo. Mi única droga es el amor hacia mi hijo Lautaro; hacia mi familia y al ver la mejoría de esas almas desahuciadas, sin esperanzas, que entran  menos diez y la gran mayoría (como yo) salen de diez más i.v.a. con ganas de vivir “realmente” la vida.

Tweet